martes, 29 de diciembre de 2009

Hasta siempre dosmilnueve!


Llegaste de una forma triste y apagada, con una nochevieja descolorida y un tanto aguada, lejos de las anteriores... Y me las has pagado caras. Lo sé, te merecías más, te merecías un recibimiento por todo lo alto, al fin y al cabo me ibas a acompañar trescientos sesenta y cinco dias de mi vida.

Como un ciclón que difumina todo cuanto toca te has llevado por delante mi vida y la has puesto patas arriba. Has desordenado hasta el último rinconcito de tranquilidad. Me has cambiado todo lo que tenía por un futuro incierto, miedo, muchas lecciones, cosquillas en el estómago y largas conversaciones con la almohada cada noche antes de dormir. Sinceramente, confieso que me gusta. Te diré al oído antes de que te vayas que, en el fondo, necesitaba subirme a esa montaña rusa y perder el control. Dar rienda suelta a mi vida y poner en pié todo lo que me rodea. Has sido sin duda el año más descontrolado, diferente y vacío de cordura que he vivido y, sin embargo, he aprendido más sobre la vida que en los últimos 20.

Como cuando termina una salvaje noche de fiesta, ahora necesito dormir la resaca. Necesito un domingo tranquilo, pausado. Necesito una vez más una dósis bien cargada de serenidad y café caliente. Necesito amaneceres tranquilos que dejen en calma la marea y asienten la revolución. Necesito que todo lo aprendido tenga sentido, necesito que tú le des sentido. Y para ello, esta vez sí, he aprendido la lección. Dosmildiez, te voy a recibir como mereces, no me volverá a pasar, no volveré a caer. Te voy a dar una entrada por todo lo alto, y lejos, muy lejos de aquí. A ver si, ésta vez sí... tengo la suerte que necesito.

Son tantos los recuerdos que como hojas marchitas se pierden en la memoria con esas doce campanadas, que me da vértigo mirar atrás. Nombres, personas, lugares, momentos, risas, miradas, nervios, sueños... Pero llegan más. Y con la carta a los Reyes Magos, también tengo escrita en mi cabecita una lista con mis deseos para un dosmildiez que viene cargadito, cargadito de ilusión. O eso quiero creer. Pero no se pueden contar, porque si no, no se cumplen. Es la magia de los sueños.

Espero de corazón, que se os cumplan todos vuestros sueños, y que recibais al año nuevo con una sonrisa, un plan perfecto y todo la esperanza que merece. Yo, he elegido el mejor plan posible, a ver si así, además de hacerme olvidar lo que me deja el anterior, me acoge en buenas manos.

Feliz año nuevo! Nos vemos en Granada, dosmildiez =)

Un año más - Mecano

domingo, 27 de diciembre de 2009

Prin...


Porque te la debía, te la debía desde hace mucho. Porque no hay más motivo que tú, sencillamente la mereces.

Gracias por ser como eres. Gracias por ser ese alivio cuando el mundo es gris y no hay más luz que la de tu mirada. Gracias por escucharme, porque contigo parece que todo es más fácil. Gracias por esperarme, por estar ahí, por no olvidarme. Gracias por creerme parte de tu vida, por guardarme ese rinconcito de color rosa. Gracias por ese castillo, por ese camino, por todo lo que supone. Por los sueños, las ilusiones, los besos. Gracias por creer que sale cara, que sale el sol, que se puede ser feliz, solo porque yo te lo dijera. Gracias porque aunque no consiguiera hacerte lo feliz que quería, aunque te haya podido hacer daño, sabemos que la vida da muchas vueltas. Gracias porque sabemos que el mundo no gira de la misma forma cuando tú y yo hablamos, porque nadie nos entendería, porque esa es la esencia de nuestro todo. Gracias porque a pesar de todo nos espera París, Londres y el fin del mundo. Gracias por hacerme el principito de un cuento precioso.


...Quédate conmigo
y me orientas...

Prin...*

sábado, 26 de diciembre de 2009

Todo

Sencilla como la vida
difícil como vivir
dulce como una mañana de abril
radiante como la Luna
lejana como mis sueños
sutil como el viento que te despeina al atardecer
pequeña como todo lo que da sentido a mi vida
eres un todo que me deja sin nada.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Imposible no, improbable.

Hoy sí, algo ha cambiado. Puede que sea una pequeñita pieza, un simple rastro de esperanza, una mísera mota de ilusión que cuando la encuentras te hace ver el mundo desde un punto de vista diferente. Menos duro, menos raro, menos difícil, más dulce, más rosa. Como si se hubiera despejado un poco el cielo tras la tormenta que no cesa. Como si aunque lejos, ya ves el sol.

Es la llave de la esperanza, es lo que convierte lo imposible en improbable. Es el motivo por el que vale la pena luchar, aunque tengas que perseguirlo demasiado tiempo, aunque sea difícil. Quizá es una locura, posiblemente sea un error, pero es mi error, es mi locura, y ahora, es lo que más quiero.

Porque lo improbable es, por definición, probable. Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar.

Imposible o improbable

martes, 22 de diciembre de 2009

¡Feliz Navidad!



Todavía es veintidós, acaba de entrar el invierno y cada mañana hace más frío, pero cada mañana estoy más acostumbrado a él. Ya casi no recuerdo las noches en manga corta, los lunesmartesomiercoles acostándome tardiiisimo y levantándome más todavía, los ratos de perder el tiempo y los amaneceres después de noches incompletas sin dormir.

Y... ¡sí, es Navidad! Un momento del año que a todo el mundo le causa un extraño efecto, o bien lo adora por todo lo que conlleva espiritual y emocionalmente hablando, o lo odia por lo mismo. Yo no me considero dentro de ninguno de esos grupos. Me gusta, sin más. Me atrae por el simple hecho de ser una excusa para ser feliz.

Por eso... a todos los que alguna vez habeis perdido un cachito de vuestro tiempo en leer esto, a todos los que lo perdéis más a menudo, y a todos los que nunca lo habeis hecho...

¡FELIZ NAVIDAD!
=)

domingo, 20 de diciembre de 2009

Sonrie!


¿Y si en lugar de volverle la cara a la vida le regalas una sonrisa? ¿Y si vale la pena levantarse sólo por que salga el sol? Puedo esperar sentado a que se cumplan mis sueños, o salir a dar un paso y otro para ir construyéndolos poco a poco. Quizá mañana me encuentre la mirada que espero en cualquier rincón del día. Tal vez mañana, valga la pena sonreir.


...quiero ser
la canción que cantarías

la noche que salga el sol...

sábado, 19 de diciembre de 2009

Te odio

Te odio. Te odio cada vez que pienso en ti. Te odio cuando te recuerdo, cuando te imagino, cuando te sueño. Te odio al despertar y al acostarme. Te odio cuando te miro y cuando te toco, cuando te siento. Te odio tanto como nadie te ha odiado.

Te odio...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

No me da miedo



Hace falta tener valor para pegarle una patada a tu mundo y tirarlo todo por los aires con la esperanza de que cuando caigan al suelo las piececitas, puedas reconstruirlo de la forma que más te gusta. El mismo valor que hace falta para dar la vuelta, darle la espalda a tu vida y coger un tren sin saber donde lleva. Pero más valor hace falta para bajar en la última parada y hacer frente a lo que allí te espera. Más miedo da seguir viviendo cuando has reconstruido todas esas piezas y aun así, te sientes perdido en un extraño paraíso que tiene la forma que querías, pero sigue vacío.

Pero yo ya no tengo miedo. No me da miedo ninguna de las caras que esta vida me presenta cada día. No me da miedo perder, ni me da miedo arriesgar. No me da miedo caer ni dar un paso hacia adelante con los ojos cerrados. No me da miedo saltar. No me das miedo ni tú ni los sueños que arrastras cada vez que te vas. Siento indiferencia y frío, mucho frío. El frío que se siente cuando ya no queda nada que perder, cuando todo ha saltado por los aires y, engañado por la vida, no te preocupa ni cuándo va a salir el sol, porque sabes que acabará saliendo. No tengo miedo porque no queda nada que perder, porque el seguro que me ataba a la cordura y a la conciencia se ha desvanecido lentamente desde aquella tarde. ¿Qué es lo que queda, cuando ya no queda nada? No tengo miedo, porque si vuelvo a caer, ya sé que el abismo no es tan profundo, que los rasguños se curan, y que, en esta vida, todo lo que empieza tiene un final, hasta tú y tu empeño de disfrazar la realidad con retazos de cordura.

...Y el azar
nos va empujando
sin querer...

domingo, 13 de diciembre de 2009

Atractivamente inestable

Sumergido en un vaivén de emociones. Reconozco que mantenerse estable en un terremoto constante es más difícil de lo que parecía cuando tiré la primera piedra. No puedo saber si vale la pena seguir el viaje o si es mejor bajarme en la siguiente parada. A lo mejor parar y agarrarse a lo que ya tienes puede hacer que todo sea más sencillo, pero no puedo, no sé. Creo que voy a seguir viajando, hasta donde me lleve, puedo aguantar el tran tran. Al final, creo que hasta le tomaré gusto.

El domingo es apacible, tranquilo y vacío. La ciudad parece que descansa y se prepara para la locura navideña. Llueve tímidamente y el cielo no ha dibujado una sonrisa en toda la mañana, a pesar de que hoy ha sido el festival de Navidad del cole y mis superpequeñajos han estado increíbles. Llega la noche y es quizá el único rato de la semana en el que mi cabeza me da tregua y me deja desconectar del mundo. Probablemente el único momento donde nada es demasiado importante.

Sigo buscando y dándole vueltas. Te prometo que lo intento, pero sigo sin encontrar tus defectos, y cada vez me da más miedo. Será que no aprendo a no quererte.

En fin, seguiremos viajando, me conformo con que nadie lo entienda. Dulce semana!

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Perdido

Hoy es uno de esos dias en los que el mundo parece demasiado grande para mí. Perdido como un ave que no encuentra su vuelo en la gran ciudad, vulnerable e incomprensible como los sueños que nunca se cumplen. Parece que todo a mi alrededor gira demasiado deprisa a un ritmo que no puedo controlar. Se suceden miradas, gestos, palabras y pasos que parece que puedan volverse en contra mía con tan sólo mirarlos. Hoy parece que la ciudad no me comprende y no sé si yo quiero comprenderla a ella.

Hoy es uno de esos días en los que cogería el primer tren que saliera de la estación con destino a ninguna parte. Para perderme entre las calles de allí donde no conozco. Sentarme en un portal y ver pasar la gente, los coches, la vida y el atardecer sin nada en juego, sin miedo a perder. Solitario y anónimo entre tanta gente. Hoy es uno de esos días en los que me perdería y no sé si quisiera volver. Tal vez perdiéndome sea la única forma de llegar a encontrarme.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Deseo...


Dame la mano, cierra los ojos y pide un deseo. Todo se puede cumplir, nada es imposible, te lo prometo. El truco está en cerrar los ojos y apretarlos con mucha fuerza, tan fuerte que te lo creas de verdad...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Pájaros en la cabeza


Volar al infinito, como un sueño eterno que vivirá a mi lado pase lo que pase. Con la inapagable ilusión de llegar a ser feliz, tan feliz que nada ni nadie pueda eclipsarlo. Conseguir que se apaguen todas las luces para brillar con la mía propia. Una tonta esperanza que algún dia se cumplirá y volaré con los pájaros que siempre han vivido en mi cabeza. Por que al fin y al cabo, el mundo es de los locos, y me alegro de estarlo, aunque sea un poco.

Miraba a la ventana y soñaba con ser un astronauta pisando la luna
y el cielo lo cruzaban galeones, delfines, cometas, falúas.
Y en la pizarra el profesor dictaba los teoremas.
En su cabeza sonaba el canto de un gorrión, pájaros en la cabeza.
Salía siempre tarde castigado por no estar nunca donde debiera
y en casa le esperaban el tedio y la comida servida en la mesa.
De fondo el rumor de un televisor y madre suspirando.
"¿Dónde andas hijo mio? Siempre en las nubes," y nadie escucha el telediario.

Pájaros en la cabeza y volar
a donde las ventanas siempre están abiertas,
donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir.
Pájaros en la cabeza y soñar
que aún contaré relámpagos contigo,
aunque el tiempo y la arena escondan el camino hasta ti.

El tiempo pasó y todos crecimos
bueno, no todos, algunos seguían
mirando por la ventana y sobrevolando
la moqueta azul de la oficina.
En el trabajo aún se perdía
en las selva de sus sueños
y un grito le nombraba, le arañaba
y rompía el dulce sortilegio.

Madre aún seguía sirviendo la sopa,
"¿Cuándo sentarás la cabeza?
Un día la abriremos y bandadas de cotorras
escaparán de ella".

Él sonreía sin dejar
de mirar por la ventana,
soñando mundos mejores,
lluvias que caían sobre parejas que se amaban,
claveles en los fusiles,
barcos que sueltan amarras,
cruces de faros, besos de mujeres que nunca,
nunca le miraban.

Pájaros en la cabeza y volar
a donde las ventanas siempre están abiertas,
donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir.
Pájaros en la cabeza y soñar
que aún contaré relámpagos contigo,
aunque el tiempo y la arena escondan el camino hasta ti.

Una mañana de enero nuestro hombre
se subió a lo alto de la Torre España
para ver si al morder el azul gris del cielo
los pájaros callaban.
Mirando absorto la ciudad,
ni el rumor de su pecho escuchaba,
ni a madre, ni al televisor, ni a la oficina,
sólo un lejano batir de alas.

Cuando nos quisimos dar cuenta
nuestro chico había desaparecido.
Nadie en lo alto de la torre lo vio abandonar
la sombra gris del edificio.
Nadie lo vio caer al suelo,
nadie oyó sus carcajadas,
sólo el sonido de cien pájaros o alguno más
escapando de sus jaulas.

Nada se supo de este soñador,
del canto de sus aves,
hasta que llegaron cartas, retazos de sus alas
en forma de postales.

Pájaros en la cabeza y volar
a donde las ventanas siempre están abiertas,
donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir.
Pájaros en la cabeza y soñar
que aún contaré relámpagos contigo,
aunque el tiempo y la arena escondan el camino hasta ti.

Pájaros en la cabeza y volar
a donde las ventanas siempre están abiertas,
donde el humo de tus pasos nos enseña a vivir.

Ismael Serrano - Pájaros en la cabeza.

Preciosa canción.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Nada ni nadie


Podrías ser cualquiera, pero eres tú.

Empezar a jugar tarde no es una sorpresa, de hecho soy amante de las partidas lentas. La velocidad no me llena, me deja a medias, necesito saborear cada movimiento para hacerlo único. Me excita colarme poco a poco sin pedir permiso. Me atrae el riesgo, amante de lo prohibido. Porque quizá en lo imposible está la esencia de los sueños. Abrir cada puerta conlleva peligros que nunca conocerás hasta que entras, pero sólo cuando estés al otro lado de ella sabrás si ha valido la pena pasar.

No creo en barreras reales para los sentimientos y los deseos, viajan tan lejos como puedas imaginar, los obstáculos no existen, los pone la mente. No me gustan los límites. Todo es tan sencillo como dejarse llevar. Flotar en el mar a la deriva sin más destino que el que marque cada amanecer. Y si el agua está fría, dormiremos en la orilla.


Al son de la melodía de un domingo lluvioso y melancólico. Me gusta.

...La espuma del mar,
un grano de sal o de arena.
Una hebra de pelo,
una mano sin dueño,
un instante de miedo,
una nota perdida,
una palabra vacia en un poema,
una luz de mañana
así de pequeño soy yo
nada de nada...

P.D. ¡Viva el mejor espectáculo del mundo! Hace grandes los fines de semana.
Grande Zlatan. Grande San Blas, a seguir soñando.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Nadie como tú


Porque sólo tú puedes leerme como a un libro abierto. Porque con una mirada te basta para conocer hasta el último de mis secretos. Porque sólo tú entiendes mis estados de ánimo y mis porqués. Porque sólo tú sabes lo que duele ver partir un tren una noche fría de invierno. Porque sólo tú me has quitado hasta el último de mis miedos con un abrazo. Porque nadie más que tú ha oido hablar de sueños, ilusiones, futuros y caricias que el mundo no conoce. Porque tan sólo tú me has transmitido esa calma que todo lo envuelve, ese hechizo infinito. Porque siempre serás tú, por más que llueva. Porque hay caminos que no borrará el tiempo ni el olvido. Por eso y mucho más me alegro de saber que todo te sigue yendo bien.

...Nadie como tu para hacerme reir.
Nadie como tu sabe tanto de mi
nadie como tu es capaz de compartir
mis penas, mi tristeza, mis ganas de vivir
tienes ese don de dar tranquilidad
de saber escuchar, de envolverme en paz...

domingo, 22 de noviembre de 2009

Desayunos sin ti


...Y al respirar propongo ser quien ponga el aire...

Como un pulso perdido contra el mundo que se repite cada vez más difícil y más doloroso. Como esa batalla que nunca gano desde hace tanto tiempo. Como si el destino tuviera una broma macabra preparada para robarme el sueño y las ganas de reir. Qué complicado es seguir dando pasos hacia adelante sin tambalearse. Cómo cuesta guiñarle un ojo a la vida cuando ella te vuelve la cara.

Sólo busco una caricia, un abrazo, un sí. Un capricho que caliente mi frío invierno y se ria de las congeladas madrugadas lejos de todo. No te voy a engañar, me quedan motivos para soñarte. Y al final saldrá cara. Tiene que salir cara. Se lo he pedido a los reyes magos.

...Vaya por Dios que tonto estoy
se me ha vuelto a escapar
el alma por la puerta
podría ser
que he vuelto a ver
quizá fue sin querer

aquellas cartas viejas...

jueves, 19 de noviembre de 2009

Quiero que me odies


Ódiame. Quiero que me odies. Ódiame por haber aparecido en el momento menos oportuno. Ódiame por irme antes de cuando debía. Ódiame por ser así, ser quien no te gustaría que fuese, por ser como no querías. Ódiame por estar aquí, aun sabiendo que no te gusta. Ódiame por soñar contigo. Ódiame por intentar volar imaginando días eternos juntos. Ódiame por robarte una sonrisa que no me pertenece. Ódiame por quererte. Ódiame tan fuerte, tan fuerte, que no te queden fuerzas para odiarme...

martes, 17 de noviembre de 2009

tic - tac


Como los engranajes de un perfecto reloj que marca impasible el paso del tiempo sin fallar minuto tras minuto, sin dar una tregua ni inmutarse ante los cambios, con la frialdad de quien mira pasar la vida desde fuera sabiendo que no va a afectarle, que da lo mismo. Pasan los años y yo con ellos. Un escalofrío me recorre al recordar aquellas ilusiones del colegio, cuando todo era motivo de una sonrisa; las eternas tardes estudiando; los amores de la infancia, del instituto... los amigos que van y vienen, los que se fueron; la universidad; los que ya no están... y TÚ, que tienes tu nombre escrito con letras de fuego en mi vida, y siempre permanecerá ahí.

Pero la vida sigue girando como la manecilla del reloj, sigue dando vueltas y abriendo caminos que se cierran al poco o que quedan abiertos para siempre, y de nada sirve seguir volviendo la vista atrás. Toca vivir el presente, aceptar lo que viene y valorarlo completamente, exprimir cada minuto de una realidad que nada tiene que ver con la de ayer y no por ello es menos válida. Cada pieza del recuerdo es imprescindible y eterna, siempre permanecerá ahí, y ha servido para forjar cada amanecer. Como el funcionamiento de un perfecto reloj que sin cada pieza, jamás podría funcionar, sigue pasando mi vida, al son de su dulce tic-tac.

...Porque soñar ya no es bonito ni feo
porque va siendo lo ultimito que queda...

domingo, 15 de noviembre de 2009

Noviembre


Las hojas de los árboles ya dejaron de caer y aunque no me guste, el otoño hace tiempo que entró en casa. Las noches son más frías, el edredón endulza mis sueños y los hace calentitos, mientras que despertarse es cada vez una tarea más complicada. Y es que noviembre ya empieza a madurar. Anochece pronto, demasiado pronto, y las luces del verano y sus dias eternos, con sus eternas noches ya quedan como un recuerdo lejano que se va perdiendo poco a poco en un mar de olvido, bufandas y olor a castañas.

Me enloquece el tic-tac del reloj, el implacable paso de las horas y los dias frente a mi ventana. El rastro de mis huellas en cada camino que piso y nunca volveré a ver. Me dejo envolver por el tacto de los recuerdos que hacen llevaderas las noches de un otoño diferente a los anteriores, nostálgico y canalla. Por primera vez siento frío y tengo prisa. Por primera vez mirar al frente no me da seguridad sino el desasosiego de unos pilares que flotan a la deriva y no mantienen más que el día a día. El desolador vacío del inconformismo con la vida, con mi vida. Mañana despertaré, sí. Pero, ¿Qué más da?

Catorce vidas son dos gatos


Poco que añadir. Una letra que lo dice todo. Pero seguiré buscando el cielo en tu mirada, y en el resto de miradas que me dejen soñar, aunque sea por un rato. Lo suficiente para que este corazón de cristal siga teniendo ilusiones por las que latir.

Cuánto se gritó diciendo nada
no pudimos ver con tanta luz
yo buscando el cielo en tu mirada
y nunca sabré lo que encontraste tú

Que te traigan flores las mañanas
que no pases noches sin dormir
que el sueño se pose en tus pestañas
que uno de esos sueños, me sueñe a mí

Detrás del viento, un huracán
se fue formando en la cabeza
cuando te cansas de sufrir, siempre me dejas

Mi corazón es de cristal
no guardo nada que no veas
sólo un pequeño resplandor de nuestra hoguera

Mi canción que nace del fracaso
es solo una piel sobre la piel
algo que se besa y sabe amargo,
es mi boca seca y nada que beber.

Oh!! pobre corazón
que no sabe que decir
si te vas por lo que soy
o por lo que nunca fui

Hay caminos que hay que andar descalzo
ya no te preocupes mas por mí
siempre me entra arena en los zapatos
esta vez me quedo aquí

Si te cabe el cielo en un abrazo
siempre habrá una estrella para ti
Si 14 vidas son dos gatos
aún queda mucho por vivir

Fito y Fitipaldis - Catorce vidas son dos gatos

viernes, 13 de noviembre de 2009

Mente y cuerpo


Lo reconozco, me rindo. Harto de seguir buscando, no puedo más. Nunca he juzgado y a cada persona siempre le doy mi voto de esperanza, pero no puedo más. Lo intento pero no puedo, necesito una mente. Es inevitable, el físico atrae, entra por los ojos y endulza muchos momentos. Indispensable además una mirada, unos ojos y una boca que me hagan olvidarlo todo... Pero ante todo busco una mente, inteligencia, personalidad. Una puerta abierta a un mundo interior que valga la pena conocer. Horas hablando con ella y que parezcan minutos. Un universo por explorar y que sea difícil, que cueste, que tenga dedicación. Me gustan los retos, y quiero jugar, sin prisa. Ya ves, nadie dijo que fuera fácil. En mi vida hace tiempo que nada lo es.

Son pocas las personas así que han aparecido, y me alegro de cada segundo que he compartido con ellas. Son las que hacen que esta vida valga la pena vivirla.

...Hay que follarse las mentes
Yo hago el amor con las mentes.
Me seducen las mentes.
Me seduce la inteligencia.
Me seduce una cara y un cuerpo
cuando hay una mente que las mueve
y que merece la pena conocer.
Yo hago el amor con las mentes.
Hay que follarse a las mentes.
Yo hago el amor con las mentes...

domingo, 8 de noviembre de 2009

Vivir, sentir


Corre, corre. No mires atrás, no te pares. No dejes de andar, el tiempo pasa demasiado rápido como para pararte a pensar. No perdona, no da tregua. Lo que ahora es todo, mañana será un mero recuerdo, una ínfima partícula en un mar de nostalgia. No pierdas el tiempo cambiando el ayer, construye un hoy que valga la pena. No te pares, no hay tiempo. Vive ahora, puede que mañana sea demasiado tarde. Siente, sueña, imagina, vuela... Déjate llevar, inúndate de emociones y sumérgete en la vida, que es lo único que vale la pena.

...Soy lo que soy,
Y no me ha inventado nadie.
Todo lo que doy, todo lo que soy,
Todo lo que forma parte.
Todo lo que se, todo lo que ves,

Al final soy sólo lo que soy...

lunes, 2 de noviembre de 2009

El último tren


Las luces empezaban a apagarse y ya creía que no llegaría jamás. Eran tantas las veces que había visto esos ojos junto a mí que sólo imaginar que tenían ganas de seguir perdiendo su tiempo al lado de este canalla se me hacía extraño, casi inverosímil.

Viernes otra vez, a la hora de siempre aparecí allí puntual como cada semana desde hacía siete años. El tren hacía horas que había reemprendido su marcha tras deshacerse de mí sin remordimiento alguno, sin saber que me dejaba al amparo de mi propia soledad, tal y como aquella tarde de septiembre; pero esta vez más viejo, más feo y desprovisto de toda aquella esperanza de ser feliz.

Algo me decía que ella no iba a llegar, lo intuí ya desde el mismo momento que me subí al tren. Miento. Lo intuí desde que me di cuenta de que su ansiada libertad cargada de sueños pesaba más que todo ese cajón lleno de recuerdos que yo podía ofrecerle. Y no llegó. Harto, cansado de esperar y con prisa, porque se anunciaba el cierre de la estación en breves instantes, emprendí un camino a la deriva que confiaba en que no me llevara demasiado lejos y, que el peso del elixir etílico donde me bañaría esa noche para olvidarla, me dejara estar de vuelta en el primer tren de la mañana rumbo a casa. Debí imaginarlo.

La vi bajar corriendo por la calle principal con el pulso acelerado y zapatos de tacón. Me cogió de la cintura, me besó y me metió en su coche. Sus ojos brillaban como hacía tanto tiempo que apenas podía recordarlo. Era una luz intensa, que casi quemaba cuando la miraba fijamente. Estaban llenos de vida, llenos de amor. Sí, he dicho amor, durante esa noche, y sólo esa noche, ella me amó, estoy seguro.

- ¿Qué pasa?, ¿Dónde estabas?, ¿Dónde vamos? - la atosigué.
- Calla, déjame. No pienses, ya habrá tiempo mañana.

El sábado a las 10 a.m. partía un tren con dirección al infinito, y ella viajaría en él. Ya nada la ataba a esta vieja ciudad ni a ese maldito trabajo impropio para alguien como ella. Sólo había un ápice de cordura en aquella historia: yo. Esa misma noche nos despedimos. Creo que fue la mejor noche de mi vida. Nunca me había sentido así, y sé que nunca volveré a sentirlo. Ella fue como el cielo abierto en mitad de la nada, me hizo sentir la persona más importante del planeta sólo por pasar esas horas junto a ella, aunque sabía que al amanecer la perdería para siempre.

Cuando desperté me sentí más sólo que nunca. El viejo despertador marcaba las 11:05 y la cama estaba vacía. Vacía para siempre. Había sido su última noche aquí, en esta vida, y me la había regalado a mí. Quizá entonces fue cuando supe que me quería, que me amaba de verdad. Quizá entonces descubrí que su alma era tan libre que no podía arrastrarme con ella un sólo dia más. Se había ido y ya no quedaba nada. Entonces sentí frío, el frío del vacío inexplorable, del precipicio al que caes inevitablemente. Un frío que me hizo temblar. Allí me quedé, solo,sin ella, sin aliento, sin vida.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Amanecer sigue siendo difícil...



Golpes de ida y vuelta, nuevos despertares y un viento que parece soplar con un eco diferente. Pero las penas pesan un poco más que ayer y soñar ya no es consuelo suficiente. Dime si de verdad te acuerdas. Dime a que suenan tus silencios. Dime que esconde tu sonrisa cuando me miras. Déjame sonreir contigo.

Dame un poco de vida, que yo te daré lo que me pidas.

...y si me quieres dibujar
prefiero el gris,
y si me quieres olvidar
me marcho yo...

sábado, 31 de octubre de 2009

C'est la vie


¿Y qué, si me equivoco? Qué importa si es una lucha contra el mundo, qué más da si es una huida desenfrenada hacia una utopía. No me importa, seguiré corriendo. Puede que esté sólo en esto, puede que llegara tarde y que además me repartieran malas cartas con la partida empezada. Pero, ¿sabes? ya no pierdo nada más.

Aprendo a vivir cada vez que sale el sol, y aunque en la moneda suela caer del lado de la cruz, hay cara. Sólo tengo que esperarla. Y mientrastanto, seguiré tirando, seguiré dejándote entrar, sin prisa, es pronto, tengo tiempo.

Aprendo a soñar cada vez que se pone el sol. Compenso las prioridades, imagino y vuelo hacia donde sólo nosotros sabemos llegar. El vaso no se llena porque da miedo abrir la botella, pero está llena de agua, sólo déjate llevar. Seguiré divagando, seguiré dejándome querer, es pronto, todavía no va a amanecer, tengo tiempo.

...si tan sólo con mirarte
encuentro una razón...

domingo, 25 de octubre de 2009

Vámonos.


Si me das la mano y no miras atrás, si te coges tan fuerte que me crea que es verdad, que sienta que estás ahí y no es un sueño, te llevaré conmigo. Te llevaré hasta donde no mire nadie. Donde sólo valga soñar y nunca se haga de noche. Te haré imaginar un infinito posible. Te haré creer en sonreir. Miénteme. Cógeme. Vámonos.

Sin prisa.


Tranquilidad. Un poco de calma, que se pare el mundo, que se detenga su desenfrenada velocidad porque me da vértigo. No puedo aguantar el ritmo si no hay un poco de paz, un poco de sosiego. No quiero sentir a esa velocidad, no quiero pensar tan rápido, no quiero que mis sensaciones cabalguen sin dirección y a un ritmo tan fuerte que no las pueda controlar. Te pido un poco de pausa, a ti, y a mi cabeza. Lo que tenga que pasar, pasará, estoy seguro.

Tengo que hacer las cosas bien, no puedo equivocarme, no puedo fallar o te perderé.
¿Y si fallo? ¿Y si me equivoco? ¿Y si te pierdo?... ¿Acaso se parará el mundo? ¿Quizá no voy a despertar? ¡No! Seguirá luciendo el sol, seguirá lloviento, estés tú o no estés. El despertador no dejará de sonar por las mañanas, y por más que duela la vida seguirá, siempre seguirá. Y yo, no tengo prisa.

Seguiré esperando esa sonrisa, y que me lleves de la mano. Perdernos y perderme en ti...
Pero sin prisa.

martes, 20 de octubre de 2009

La vida te lleva por caminos raros


La vida me lleva por caminos raros. Caminos que muchas veces ni siquiera alcanzo a comprender, y de un día para otro la rueda ha girado y el horizonte se despierta con una luz diferente y más despejado...¿O quizá es otro horizonte?

La vida te lleva por caminos raros
por la esquina mas perdida de los mapas
por canciones que tú nunca has cantado
la vida te lleva por caminos raros.
La vida se acerca con los labios pintados
te elige siempre y se larga con otros
y así vamos siempre dando vueltas
la vida te elije con los labios pintados
Siempre hay algún bar que se llama Las Vegas
en alguna parte, en alguna parte
y siempre hay algún trozo averiado del día
que no puedes borrar pero te gustaría.
Siempre voy al bar del aeropuerto
cuando quiero ponerme triste
y siempre pido y nunca tienen
aquellas galletitas de la suerte.
Mirando las gotas estrellarse
como golondrinas en la noche
como pequeños sueños con el ala rota
como pequeños sueños con el ala rota.
Dime qué hay detrás de esas sonrisas tan tristes
un motor que no funciona o sólo corazones rotos
es mejor un cielo acostumbrado a defraudar
que fábricas de anhelos esparcidas en la noche.
Es mejor unos labios tristes
que cien aviones despegando
y es mucho mejor mi vida
si tú estás dentro.

La vida te lleva por caminos raros - Quique González

Poco más que añadir, me parece una canción sublime.

domingo, 18 de octubre de 2009

Punto de inflexión


Se terminó. El cuerpo dijo "basta, no aguanto más". Y la mente le da la razón. Se terminó marearse, pensar demasiado, salir y no descansar, la excesiva fiesta, dormir poco, es decir, dedicarle más tiempo a sentir que a vivir. Es necesario un equilibrio, hace falta que la balanza no se rompa.
Una semana de gastroenteritis, constipado, fiebres y una migraña final tienen la culpa. No hay más, toca vivir la vida con una marcha menos.

Ahora te entiendo Germán. Y ahora entiendo a Lewis Carroll. Cómo es posible que exista Alicia, y de dónde viene su país de maravillas. El Conejo Blanco, el Sombrerero o el Gato de Cheshire sólo son alusiones a una sociedad injusta, desde la metáfora retorcida y delirante que te transmite la migraña. Desde la amargura de no poder casi ni pensar porque sientes que el universo entero estalla. Maldita sensación que espero no volver a sentir...

A todo esto se le puede añadir una falta de tiempo, de ganas...y sobre todo de motivación que son la mezcla perfecta que sirve de excusa para explicar las pocas ganas de actualizar. Cuesta cada vez un poquito más, y sentir que faltan motivos, o nombres por los que soñar o que te motiven a escribir, me produce hastío y aburrimiento. La realidad, conocer en profundidad y el paso de los días han ido cargándose uno a uno esos nombres propios que me hacían soñar y cada vez siento que es más difícil encontrar a quien de verdad me llene. Cada vez siento más paralela e igual a cada persona y más lejos a quien espero o creo esperar.

Y con todo esto, un bizcocho y una sonrisa, a seguir viviendo una semana más :)
Porque reir, siempre es lo último que queda...

lunes, 12 de octubre de 2009

Vélez Blanco


Leopoldo, Antonio Orozco, trivial, espaguetis, José Cuervo, Lázaro, dardos, fotos, Poseidón, futbolín, batidos, aceite, coche, viaje, sueño, tranquilidad, risas, recuerdos...
¡Gran viaje chavales! Quizá demasiado corto... Pero intenso, sutil, mágico. Suficiente para recordar por unas horas que lo más importante de la vida está escondido detrás de una esquina y aparece cuando menos lo esperas, y te das cuenta que desgraciadamente queda lejos de ser aquello que nos preocupa cada mañana.
Lo repetiría con los ojos cerrados. ¡Hasta la próxima Vélez!

Objetivo cumplido. Terminó el puente, desconecté. No exististe ni tú ni nadie. Lo necesitaba.
Mañana volverá a empezar la cuenta atrás y el reloj volverá a dar la vuelta. Se terminó lo bueno. Vuelve a sonar el despertador, y vuelves tú y todas esas preocupaciones.
Sólo espero que no seáis muy duros conmigo...


...Y el tiempo lleno de momentos
que se van perdiendo
dejándote la calle a media luz.
Dueños del cajón de cuentos
que estuve escribiendo

por cada vez que el tren se me escapó...

(Banda sonora viaje Vélez Blanco 2009)

viernes, 9 de octubre de 2009

Apagado o fuera de cobertura


Jueves noche al fin. Se terminó, voy a descansar. Por fin empieza el puente y voy a desconectar. Sí, a dejar de pensar. Necesito olvidarme del trabajo, de esos enanos que quiero tanto pero necesito que sus adorables papis jueguen con ellos unos dias. Olvidarme de la rutina, de madrugar, de acostarme pronto, de no tener tiempo, de entrenar, de los viajes en bus...de ti. Necesito desconectar de ti. De tu condenada sonrisa, de tu tentadora mirada, de esos momentos en los que no sé cómo reaccionar y el corazón empieza a palpitar demasiado deprisa contigo tan cerca, aunque sé que a ti te pasa lo mismo, o deseo que así sea... ¡Pero no, he dicho que no y es no! El lunes por la noche recapitularemos, de aquí a entonces, hasta luego a todo lo dicho.

Es una actualización más prosaica que el resto, lo sé. Lejos de las rimas, de la palabrería, la retórica y los sentimientos que afloran. Es una entrada en la que me importa bien poco todo, quiero desconectar y darle una patada a mi día a día y decirle: ¡el martes a las 7:30 nos vemos! Que ya está bien, de nombres, de personas, de pensamientos, de prisas, de momentos, de contradicciones, de intentar entender a unos y a otros, de preocupaciones, de todo... Ya vale, quiero respirar. Desconectar del mundo y volver el martes. Existir sólo yo. Yo y amigos, descanso, fiestalcohol, y desconexión. Hoy voy a pulsar el botoncito de OFF.

Te invito a bajarnos del mundo por 4 dias. ¿Vienes..?

lunes, 5 de octubre de 2009

Utopía


-Estás huyendo de mí, y ni siquiera te das cuenta...

Tienes razón... Pero no podré huir demasiado tiempo, lo siento. Es todo tan especial, tan diferente que caeré y me pillarás. Sólo espero que no duela.

domingo, 4 de octubre de 2009

Pedacitos de ti



Tal vez era demasiado tarde para buscar una salida correcta, es lo que sucede cuando juegas al escondite con la felicidad. Apostar un poco más sin volver la vista atrás para ver si el saco ya estaba lo suficientemente lleno como para tener hueco para más. Sí, sí que lo estaba y se desprendió. Todo su contenido esparcido por el suelo de la habitación. Los millones de recuerdos, detalles, anécdotas, ilusiones y momentos que habían ido construyendo el presente se desvanecieron como una estrella fugaz en una noche de verano. Ya no quedaba nada, había que volver a empezar.

Es dificil, lo reconozco, sin ayuda, sin una pauta que seguir, sin un hilo del que ir tirando. Cuesta construir una realidad pedacito a pedacito... Pienso que con el paso del tiempo voy sumergiéndome en un mar de recuerdos, donde ya no hago pié y temo ir hundiéndome poco a poco. Vivo en una eterna zozobra, un vaivén descontrolado que no me aporta lo suficiente ni me quita demasiado. Pero no tengo miedo, ya no me queda nada que perder. Sólo espero que algún día regrese esa calma que anhelo y me da vida, de la mano de quien sea.

Y si es de la tuya, mejor.


...Deja que me quede un rato más aquí
Solo hasta que pase la tormenta

Déjame, que puede que no vuelva a sonreir,

quédate conmigo y me orientas...

sábado, 3 de octubre de 2009

Te lo prometo


No, no te voy a olvidar, te lo prometo. Nunca te mentí, cada palabra estaba cargada de ilusión y bañada de verdad, maldita verdad que hoy da vueltas alrededor de todos aquellos sueños. Haré un nudo con tus recuerdos y lo meteré lentamente en el saco roto del pasado. Con cuidado, con mucho cuidado. Tan despacio que no queme, tan lento que no duela.

Es cierto que mi mundo sea tan complicado que quizá nunca haya llegado a entenderlo ni yo mismo, pero los dos sabemos que te gustó. Me quedo con la miel de una utopía sin cumplir y un beso de despedida. Espero que sueñes, allá donde vayas, y tengas hueco para ser feliz tanto como mereces, tanto como un idiota nunca pudo hacerte.

Y hoy, me quedan un par de buenos sueños para echarme a navegar y un rayito de esperanza. Un poco más sabio y cambiando el prisma en el que se refleja mi realidad. A diario me sumerjo en un mundo que me gusta, que me atrae, donde cada vez más soy yo mismo y me voy a la cama sosegado. Y donde un nombre propio se repite como el eco hasta llegar a la locura. Sé que sólo eres un sueño, pero no tengo miedo a soñar. Dame tiempo, no te pido más. Te lo prometo.

...Con todas las ilusiones
guardadas en los cajones
con mi barco entre la tempestad
y volando con torpeza
pájaros en mi cabeza...

martes, 29 de septiembre de 2009

Te odio...


- No te vayas.
- ¿Qué más dará? ya no pinto nada aquí...
- Quédate.
- Dame un único motivo para hacerlo, y no me iré.
- Yo. ¿Te vale?
- Te odio...

domingo, 27 de septiembre de 2009

veintisietedeseptiembre


Ya son 21, y creo que sí, que ahora empiezan a pesar. Aunque me siento como ayer, como antes de ayer, o como me sentiré mañana, miro hacia atrás y ya hay una montaña de recuerdos, de personas, de ratos, de sonrisas y de lágrimas que dan sentido a este camino y que hacen que hoy no sea la misma persona que el 27 de septiembre de años atrás. Las cosas van cambiando su sentido y parece que con el paso del tiempo, y sobre todo con el paso tan veloz que tiene en los últimos meses, cada vez tenga una visión más panorámica de la realidad y todo gire más relajadamente y con una seriedad y tranquilidad que me sosiega. No sé si será que me voy haciendo mayor poquito a poquito pero sí, empiezan a pesar, y me alegro de ello.

Más seguro de mí mismo y con objetivos muy diferentes por cumplir, mañana volverá a ser 28 y empezará un nuevo año en mi vida. Curiosamente hoy ha llovido y ha sido un dia gris. No esperaba menos, en mi vida llueve bastante y me lo tomo como un bonito e irónico regalo de cumpleaños. Han sido muchas las felicitaciones y le debo un poquito de mi dia a cada una de esas personas, a cada uno de los que ayer me alegraron la noche y la hicieron importante, y a cada uno de los que me han dicho esa palabra mágica que se repite cada veintisiente del nueve. Gracias a todos, y a los que no lo han hecho, gracias también.

La vida seguiría girando aunque no estuvieras, mi mundo no se pararía con tu ausencia, pero ¿sabes? no quiero dar vueltas sin tu mirada. Son tantas las cosas que revolotean en mi mente cada noche... todos esos nombres, tantas situaciones que a veces no llego a controlar, tantas ilusiones que se contraen y hasta se pelean entre ellas dejandome perdido y aturdido... Si todo fuera tan fácil, si todo tuviera el sentido que tenía antes... No importa, creo que saldré de este lío, creo que pasará lo peor y llegará la calma. Y si no llega, espero que al menos estés ahí como cada día para seguir mintiéndome y haciéndome soñar contigo.

...La luna está cediendo paso al sol.
Y Venus se despide hasta mañana.
El mar sigue rompiendo junto a la playa.
Ha vuelto a pasar otro día sin ti...

viernes, 25 de septiembre de 2009

7:35 am


La reina de todas las miradas. Como esa sensación que tienes cuando descorchas el champagne en fin de año, que el mundo se paraliza y te observa mientras el corcho sobrevuela la habitación. Ella era como una fina copa de Moët & Chandon. Bella, sutil, refinada, e inevitablemente inaccesible para un cualquiera como yo.

La noche tenía todo lo que quisiera pedirle, menos aquello que más anhelaba: su calor, su presencia. Realmente, a estas alturas de mi vida, me bastaba con una sonrisa que no fuera forzada o un sencillo ¿Cómo estas? Pero creo que ambos éramos conscientes de lo lejos que quedaba esa situación. Yo para ella no existía y ella se habia convertido en todo lo que retenía después de tanto tropiezo. Era un sueño tonto al que agarrarme. Era ella o el vacío. Me negaba a reconocer que mi vida carecía de una base sólida y creía que amándola en silencio me bastaría para seguir despertándome por las mañanas. Estaba equivocado, otra vez.

-¿Piensas quedarte ahí pasmado toda la noche?
- Pe...¿Perdon? balbuceé.
- Sí. ¿No piensas hacer nada? ¿Te crees que tengo toda una vida para esperarte? No puedo aguantar más esa mirada escondida, ese guiño furtivo, ¿acaso crees que no soy consciente? me parece increíble que tenga que ser yo la que dé el primer paso...

Su voz, dirigiéndose a mi a una distancia tan abrumadoramente corta me había dejado estático, inmóvil, como una figura hierática. De haber abierto la boca lo habría tirado todo a perder, no era consciente de la gravedad del asunto, pero ELLA me estaba hablando, y, además, me exigía una reacción, una respuesta. La besé.

Quizá nunca había sido tan valiente en toda mi vida. Quizá nunca me hubiese atrevido a hacerlo estando sereno, pero ya lo había hecho y, a ella, pareció conformarle mi respuesta. Dejó caer en el bolsilo de mi vieja chaqueta un papel doblado en tres partes, meticulosamente preparado para mí. Nueve dígitos y una palabra que atronaba en mi mente como el eco de un disparo en la media noche: llámame.

Maldije el sonido del despertador de aquella mañana durante el resto de mi vida. Cada vez que me miraba al espejo recordaba ese instante y cómo mi felicidad cayó rodando por el desagüe del lavabo a la par que la espuma de afeitar, en una espiral de sueño y desidia. Había sido un sueño, sólo eso. Bueno no, una pesadilla. Ella seguía tanto o más lejos que antes y mi vida se tambaleaba junto con el vaivén del vagón de aquel abarrotado cercanías que me llevaba a trabajar un día más. Para colmo, era lunes.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

La brisa que abanica tu mirada


Es como una droga, es algo que me envuelve. Cuando lo tengo cerca me llama tanto, que de la propia atracción me asusta y deseo alejarme para poder mantener la calma. Cuando está lejos no puedo soportarlo y cuento las horas para volver a sentirlo. Un juego, una maldita arma de doble filo que se va llevando mi calma a la vez que me da un motivo para amanecer. Un empujón para sonreir, sólo es eso. Pues adelante.

...Y si las sonrisas están sobrevaloradas yo tengo cientos que no sirven para nada...

martes, 22 de septiembre de 2009


Sublime.
Como nacer
la nota más alta
la cima de la montaña
marcar un gol
romper a llorar
volar, ser libre
la primera gota de lluvia
una puesta de sol
una sonrisa
una mirada, tu mirada.
Demasiado bueno para ser real,
demasiado cerca para estar tan lejos.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Bajo el burlón mirar de las estrellas



Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos,
van marcando mi retorno.
Son las mismas que alumbraron,
con sus pálidos reflejos,
hondas horas de dolor.
Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor.
La quieta calle donde el eco dijo:
"Tuya es su vida, tuyo es su querer",
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver.

Volver,
con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien.
Sentir, que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.
Vivir,
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo,
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenan mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo lo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón.

Volver...

Volver - Carlos gardel

Me lo dijo, me lo juró para toda la vida


Des nuits d'amour a ne plus en finir
un grand bonheur qui prend sa place
des enuis des chagrins, des phases
heureux, heureux a en mourir.
Quand il me prend dans ses bras
il me parle tout bas,

je vois la vie en rose.
Il me dit des mots d'amour,
des mots de tous les jours,
et ca me fait quelque chose.
Il est entre dans mon coeur
une part de bonheur
dont je connais la cause.
C'est toi pour moi. moi pour toi
dans la vie,
il me l'a dit, l'a jure pour la vie.
Et des que je l'apercois
alors je sens en moi
mon coeur qui bat

La Vie en Rose - Edith Piaf

sábado, 19 de septiembre de 2009

Porque los sueños viajan con el viento



No hay más excusa, simplemente me acordé de ti. No hay más motivos para escribir, sólo tú... Sigues ahí cada vez que cierro los ojos. Vienes y vas. En mis sueños apareces y me abrazas, me coges fuerte para que no me caiga y bailamos hasta el amanecer de la mano, de tu mano.

No debería esperarte y, sin embargo, te espero. No debería quererte y, sin embargo, te quiero. Ya ves, el mismo tonto que era ayer, hoy con nuevos sueños... Pero la misma realidad.

Sabes que poco te puedo dar que no tengas ya, pero si me dejas pinto el cielo, pongo un sol cada mañana y paro el tiempo para ti. Para mí. Si tú quieres volaremos lo más alto que lleguemos, volaremos con el viento a donde no llegue nadie. Si no me sueltas no te vas a arrepentir, te lo prometo. Dame un minuto de tu vida, que lo haré eterno.

...Y es que es más fácil entrar que aprender a salir sin ti...

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Jugando a no ganar


Le debo una al destino, me ha dejado jugar otra partida pero... a qué precio! Son dudas que se clavan como esquirlas y a cada paso, cada frase o cada mirada, ponen a temblar los cimientos del mundo que me rodea. Consigues que se pare el tiempo y todo desaparezca, pero cuando desapareces tú, todo queda más inestable y frágil de lo que estaba al principio. No sé si es bueno, puede. No sé si es malo, probablemente. Sólo sé que todo se va desmoronando a velocidad de vértigo y ya no sé en lo que creo, y es que no tengo las mejores cartas en esta jugada, y siento que voy a perder... Pero no puedo parar, no puedo rendirme, me daña cada sonrisa tuya, pero es tan infinito lo que me aporta...

Sólo cierro los ojos y me dejo llevar... Menos mal que apareciste y sigues ahí cada mañana.

P.D. Ha vuelto la Champions... cómo la echaba de menos! ^^

domingo, 13 de septiembre de 2009

Llueve sobre mojado



Se nubla el dia y empieza a llover con una fuerza que no recordaba ya, las calles se oscurecen, la gente corre hacia los portales y el silencio de la sobremesa se ve aniquilado por los truenos que incontenibles, llenan de luminosas grietas el cielo. Sí, es septiembre, y encima es domingo. Pero hoy me gusta. Trae ese olor a calles mojadas y melancolía que hace tan especial al otoño.

Espero que no seas cruel conmigo, espero que, aunque todo pinta infinitamente distinto al año pasado, aunque ya no hayan fines de semana eternos, ni tardes de domingo con tus abrazos y ese olor a castañas, ni esos viajes en tren con lluvia de fondo...Valga la pena seguir sobreviviendo cada mañana de este otoño. Porque sigo pensando que, cuando se apaga una luz, se enciende una vela. Y a cada paso hay luces nuevas que no dejan que me caiga.

De pronto tú
Como una bocanada de aire
que no alcanzo a controlar
como un tren que me arrolla sin avisar
disparaste antes de preguntar
y ahora ya no hay vuelta atrás
demasiado tarde, ya he perdido.

Miénteme
pero que sea mirándome a los ojos
miénteme
aunque ni siquiera yo me lo crea
miénteme
me basta con tu sonrisa
miénteme
ya has entrado...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Báilame el agua


Báilame el agua
Úntame de amor y otras fragancias de tu jardín secreto
Sácame de quicio, hazme sufrir...
Ponme a secar como un trapo mojado.
Lléname de vida
líbrame de mi estigma
Llámame tonto.
Olvida todo lo que haya podido decirte hasta ahora.
No me arrastres
No me asustes
Vete lejos...pero no sueltes mi mano.
Empecemos de nuevo.
Toca mis ojos
Nota la textura del calor
¿Por cuánto te vendes?
Píllate los dedos
Y deja que te invite a un café.
Caliente claro
Y sin azucar... sin aliento

..Oncedeseptiembre..

Mi vida, nuestra vida...Queda todo tan lejos...

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Como tú y como yo


Como robarte una sonrisa inesperada
como ver anochecer una tarde de septiembre
como el olor del desayuno recién hecho
como una ducha caliente un día de invierno

Como la niebla sobre los tejados desde un balcón infinito
como fundirme con tu olor en un abrazo
como escuchar esa canción cuando no la esperas
como un domingo de carrusel

Como echarte de menos sin darme cuenta
como ese rato de soledad y recuerdos
como irte a dormir y que se apague el mundo
como perder el tiempo de tu mano

Como un beso que no esperas
como sentir que necesitas cada amanecer
como quererte sin quererlo...

porque sí, porque hoy quiero vivir.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Sueños, que sueños son


Sueños que el viento trae y se lleva, tan lejos de todo lo mundano que a veces me da miedo soñarlos. Sueños por los que daría mi vida un día y me abrazaría a esa mano tan fuerte que estoy seguro que caer después no dolería. Me abrazaría a esa mano que luego desaparece y con el viento vuela a otra parte, allí donde hace más falta. Porque la vida no da un dia soleado sin uno de lluvia, porque no me facilita nada sonreir y tengo que guardar cada rato de sol, por eso, y sólo por eso, adoro ver amanecer.

Y mañana volverá a amanecer, estoy seguro.


...Lo reconozco soy de esos pocos
que cree que todo es posible...

domingo, 6 de septiembre de 2009

Un pañuelo en los ojos


Si es cuestión de confesar, diré que empiezo a estar harto, harto de la ignorancia, porque es el peor mal de esta sociedad y arrasa con todo lo que encuentra. No entiente de raza, edad ni sexo, es cruel y déspota y no deja a nadie vivo. Mueve cielo y tierra y se lleva con ella amistades, amores, familias... Maldita ignorancia.

Menos mal que siempre me queda el resguardo de saber que yo, aunque igual a veces en pequeña compañía (la necesaria, la que vale la pena), pero quizá de vez en cuando, estoy a salvo de esa absurda ignorancia que os arrastra y que deja vuestra imagen y vuestra inteligencia a la altura de una hoja caída en otoño. Caída como vuestro respeto hacia los demás y hacia la vida, hacia los sentimientos que hacen que el ser humano merezca llevar ese nombre. Sé de antemano que no tengo todo lo que quiero o deseo, y sé que me queda una infinidad de cosas por aprender, pero intento abrir los ojos ante cada una de ellas, viajando siempre con el respeto y la educación como moneda de cambio.

Sólo espero que algún dia, por vuestro bien particular, caiga ese telón que os cubre y contempléis esa luz que os ciega: la verdad. Limpia, pura, pero cruel e insoportable a veces. Sólo es justa cuando sabes utilizarla y valorarla. Y espero llegar a saber hacerlo del todo no demasiado tarde.

P.D. Ya tengo ganas de verte, un día más...

...y para ser más franco,
nadie piensa en ti
como lo hago yo.
Aunque te dé lo mismo...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Abriendo los ojos


Como el malo de un cuento infantil, ya has llegado, y no puedo decir que sin avisar, porque llevo esperándote y temiéndote bastante tiempo, pero por fin llegaste. Hola septiembre.

He pasado bastantes noches imaginando lo lejos que quedarían estos dias de mi vida normal, de mi día a día, temiendo que se rompería todo y añoraría cada tarde o noche de verano, cada día de estudiante. Y por fín has llegado, y..¿sabes? ya no te tengo miedo, me atrevería a decir, que esta noche...hasta me atraes, como una dulce y cruel pesadilla.

Ya no me da miedo, no tanto, ese precipicio, empiezo a cogerle gusto a esta dinámica, a esta curiosa rutina. Puede que incluso me acostumbre a que me llamen 'profe'. Siento que hoy sale de nuevo el sol, aunque sea entre las nubes, aunque a penas caliente, pero vuelve a salir. Me alegro, te echaba de menos.

Y...gracias, aunque no sepas por qué, ni lo entiendas, hoy me has alegrado el día, y ya es suficiente.

...Le adoré en silencio
y crecí esperando
a despertar del sueño...

domingo, 30 de agosto de 2009

Y la vida siguió.


Volví. Quizá no debí hacerlo, quizá fue un error, otro error más para la infinita colección. Pero volví.

Volví y ya no estabas, las calles desprendían un curioso aroma diferente y el vagón se antojaba más estrecho, casi asfixiante, como si el oxígeno que llenaba aquel tren años atrás se hubiera desvanecido aquella primavera ahogado en recuerdos.

El tren llegó y no había nadie al otro lado, aunque reconozco que te busqué con la mirada, aun sabiendo que no estarías, aun sabiendo que saliste hace mucho de aquella vieja estación para no volver más.

Fue un viaje de ida y vuelta, a lo mejor un mero pretexto para recordar, o quizá fue una gran tarde, prefiero quedarme con la segunda, duele menos. El caso es que me volví a perder por esas calles que podía recorrer casi con los ojos cerrados. Recordaba cada callejón, cada esquina, cada tienda, cada palmo; pero en mis recuerdos parecían diferentes, ayer ya no era lo mismo, algo había cambiado en esa ciudad, en sus avenidas, en sus gentes, algo que hacía que no las viera igual. Todo sonaba distante, me sentí un extraño allí donde tantas veces habia estado.

Probablemente no debí volver, mi vida ya no viaja en ese tren, ahora sigue otros rumbos, otros destinos, puede que haya cambiado ese viejo cercanías por volar: Madrid, París, Londres...en tantos sitios me perdería, en tantos sitios lejos de allí...

Y al final sólo quedaban recuerdos de prisas, de miedos, de sonrisas, de lágrimas que se escapaban cuando salía el tren. Siempre puntual como entonces, 22:05, la hora maldita. Una pequeña parte de mí sabía que no debí haberlo hecho. Pero ya era tarde. Volví, y no me arrepiento.

Pero sólo fue un viaje, nada más, y hoy vuelve a salir el sol, ya lejos de todo, y vuelve septiembre, ese mes...


...Y la vida siguió,
como siguen las cosas
que no tienen mucho sentido...

viernes, 28 de agosto de 2009

Lejos de aquí


El tiempo se parará otra vez
y volverá a nacer, volverá a correr
lejos ya de aquí, lejos de tí y de mi
lejos de todo esto.

Septiembre vendrá arrogante y solitario
con su mar encrespado
su rutina, su 7 a.m,
con su marron triste y olvidado
y ese infierno que se repite sin ti.

Estarás ya lejos de este peligro
lejos de que me pierda otra vez contigo
una noche seguirá siendo eterna y amarga
pero ahora rezaré para que no amanezca

Y si vuelves?
te mentiré para que creas que no pasó nada
que volvió a amanecer y no lloré
que el tren no salió de la estación
que no es fingida mi sonrisa resignada

miércoles, 26 de agosto de 2009

Qué queda cuando ya no queda nada..?


Hoy he puesto la tele cuando me he despertado y ha aparecido al otro lado Oliver, igual que aparecía cada mañana de aquellos eternos veranos y... sí, quizá le echaba de menos.

Quizá echaba de menos despertarme cada mañana con cualquier excusa para ser feliz y que todo me llenara, quizá era todo tan sencillo que entonces me parecía una montaña pero ahora lo echo de menos. Echo de menos la ilusión de llegar a casa, de bajar del autobús del cole y que una merienda gigante me hiciera olvidar la aburrida tarde de clase. Entonces, jugar un rato, bajar a la plaza o contar el tiempo que faltaba para ver a mis amigos era suficiente para olvidar todo lo demás, y el mundo de los mayores todavía quedaba demasiado lejos.

Entonces no entendía lo que era amar, pero sí querer, y querer de verdad, y daba todo lo que tenía sin esperar nada a cambio, porque entonces el mundo, mi mundo, todavía era sincero, y las mentiras y las malas intenciones eran cosa de mayores.

Quizá echo de menos jugar, soñar, sonreir sin más. Echo de menos que el final de las vacaciones no fuera una dura pesadilla, sino que cambiar mi cuaderno de vacaciones santillana por una montaña de libros nuevos que olian genial me hiciera ilusión, la ilusión de volver y ver a mis amigos compartiendo todo con ellos un año más.

Pero, ¿qué queda cuando ya no queda nada de aquello?, aunque la vida gire, y el tiempo pase cada vez más rápido dejando en el olvido millones de cosas, siempre dormirá una parte de ese niño en mí, que siempre volverá a sonreir cuando Oliver se recorra diez kilómetros de campo para marcar un gol increible.

...y gracias, fue tan bonito
por darme todo cuando era niño,
y gracias, lo necesito
lo llevo dentro
y vive conmigo...

Verás, a mi ya no me van las pelis de miedo...



Pasa un dia más, dias que se debaten entre la extraña rutina de las vacaciones, la melancolía, la resaca y el tiempo perdido... Y a la vuelta de la esquina un intenso y solitario invierno que cuelga de un precipicio, precipicio lleno de inseguridad, falta de tiempo y... eternos domingos.

La mentira como un juego me acompaña dia a dia, mentirme a mi mismo, y escuchar mentiras de fuera, mentiras que alimentan cada amanecer, y que aunque algunas no se sustentan más que en falsas ilusiones, dan un poco de sentido a esta vida...mentiras para vivir al fin y al cabo cuando la verdad duele. Pensandolo bien.. no son tan malas, solo son mentiras.

...Porque este sitio esta lleno
de noches sin arte
de abrazos vacíos
de mundos aparte
de hielo en los ojos
de miedo a encontrarse

ya lo llevo sintiendo, me quedo sin aire
el cielo ha caído, se muere, se parte
Solo es un infierno sostenido,
Solo es un esfuerzo relativo...

P.D. Felicidades Maria...aunque se que nunca lo leerás y quizá ya ni nos recuerdes...espero que pases un feliz cumple, yo sí te recuerdo.

martes, 25 de agosto de 2009

Blog nuevo, nueva vida!



No se si esto llegará a alguna parte, no se lo que durará ni si alguien lo leerá alguna vez...es algo que siempre me ha atraido y nunca me atrevi a hacer, y hoy aquí está. Sólo espero que sea esa pequeña salida a lo que llevas dentro...

...y el amor, se fue volando por el balcón,
a donde no tuviera enemigos...